Enrique Pichon-Rivière: Suizo, Francés, Correntino y Guaraní

Por Joaquín Pichon-Rivière

Es un desafío interesante lo que nos proponen los organizadores de este evento: fijar la mirada en un Enrique Pichon-Rivière productor de conocimientos y praxis inscriptas en el pensamiento latinoamericano.

En nuestro continente la psicología social ha tenido influencias tanto del pensamiento europeo como el de los Estados Unidos, los que se hacen- taron oportunamente sobre raíces locales cuyas culturas fueron a veces conquistadas, otras colonizadas y muy pocas veces integradas.

Por la historia de vida de Pichón me gusta utilizar la metáfora de “operador bisagra”, por su cualidad de conservar la coherencia sustentada en un eje ideológico sólido que le permite sostener una condición de plasticidad suficiente para poder, dialécticamente, “abrir y cerrar”, y así poder combatir la estereotipia de un pensamiento único, individual o grupal, conservando siempre lo heterogéneo que aporta el abordaje interdisciplinario y transcultural.

Pero la propuesta ha sido la de establecer una influencia latinoamericana en Pichón y una influencia de Pichón en Latinoamérica.

Me gustaría aclarar que como hijo me resulta a veces difícil la forma de mencionarlo. Me gusta llamarlo Pichón, es más cariñoso y cercano, pero en esta instancia también lo llamaré Enrique o Enrique Pichon-Rivière.

Vamos al principio de mi intervención: Enrique Pichon-Rivière, suizo, francés, correntino y guaraní, faltaba aclarar, los mundos de Pichón.

Voy a tratar de resignificar a través de la construcción de una espiral que evoluciona de adentro hacia fuera, cuyos puntos que permiten armarla están dados por los diferentes mundos de su geografía de vida.

Nació en Suiza, un cantón cerca de Ginebra, en un país que reconoce como suizos solo a los que tienen un lazo de sangre de hasta tres generaciones. Entonces nació en un país que no le dio identidad de nación. Sin embargo, la impronta de ese primer destino no lo abandonó nunca. En el punto original de la espiral de Pichon encontramos una marca respecto del reconocimiento.

De Ginebra a Lyon, Francia, lugar en que no nació pero donde lo reconocen como hijo de esa patria. Le otorgan la nacionalidad legitimada, nunca dejó de ser “el francés”.

Y ya empiezan a ser marcas para la construcción de su espiral. De corta edad, en el seno de una familia tradicional de la burguesía progresista de una ciudad industrial, Petrus Pichón y Josefa Rivière deciden trasladarse a la Argentina. Apenas un toque a Buenos Aires y de allí al Chaco a plantar algodón para abastecer a la industria textil francesa e inglesa. Ese emprendimiento productivo fracasa en varias oportunidades. Finalmente llegan a Goya, donde la familia se asienta en forma definitiva, una ciudad a la que se la llamó la pequeña Paris. Quizás, el hecho de ser el lugar de este viaje donde más tiempo permaneció, es que me permito considerar a Pichon como “goyano”.

La dialéctica entre mundo interno y mundo externo empieza a intercambiar dinámicamente lo europeo y lo latinoamericano junto a las experiencias traumáticas y adaptativas que todo traslado implica.

Estando en Goya, entra en contacto con la cultura guaraní. En realidad, entra en contacto con algo más profundo que la “cultura”, entra en contacto con lo que genera la cultura. O sea, integración con la población guaraní, porque trabaja, porque estudia con los chicos guaraníes, ve un elemento de la cultura que es la organización familiar de estos niños. Creo que son importantes, en ese momento, sus primeras poesías. La escritura de esas poesías marca el nivel de cercanía que él tenía con el espacio en el cual se estaba criando.

Hay una poesía de Pichon que muestra su cercanía con el ambiente de la selva y sus habitantes:

Encuentro con la mujer negra

Acostada en una selva

verde y virgen.

La mujer negra en esta hora

aprieta su corazón palpitante

entre sus piernas

redondas y carnosas.

Esperando

que el visitante extraviado

surja de la espesura

con su noche fantasmal.

Esta puede ser una muestra del vínculo que fue entretejiendo Pichón con el mundo guaraní.

**Gracias Joaquín Pichon Riviere, por sus Aportes y Material de su Biblioteca Personal.

Podes Leer la nota completa de Joaquín Pichon Riviére  descargandote el libro Homenaje  de forma gratuita

Los Puentes que Construyo Enrique Pichón Riviere en la Argentina y Latinoamérica.

www.libropichon.com

3 comentarios sobre “Enrique Pichon-Rivière: Suizo, Francés, Correntino y Guaraní

  1. Hace casi 30 años estudié o habite mis silencios y confirme mis palabras,para decirlas fuerte, constituyéndome como persona q discierne su propio pensamiento y acción,o al menos lo intenta.Hoy ,un tiempo inédito cubierto por las sombras de viejas antiquísimas creencias,nos interpela sobre el ser y el hacer para recordarnos de la masa formada en un relato único y ahogado con barbijo externo o interno.Quiero otro mundo,con libertad y alegres días con abrazos y manos entrelazadas sin miedo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s