El vinculo y el Covid 19

 P.S. Silvia Braida

Somos humanos, animales hablantes.
En cuanto animales, nos sostienen nuestros músculos y huesos, funcionamos por nuestros órganos. Percibimos y sentimos sensaciones. Sufrimos dolor orgánico, deterioro, caducidad, fin. Somos organismos vivos susceptibles de muerte.
En cuanto a seres hablantes, construimos un cuerpo simbólico, algo diferente al organismo físico de la ciencia. Nos autopercibimos, nos nombramos, nos pensamos, nos soñamos, nos planteamos ideales, trabajamos e inventamos nuestros propios objetos de satisfacción.
Nos sostiene nuestra historia, memoria y deseos. Nos impulsan o nos paralizan nuestros temores.
Nada sin el otro.  Nos constituimos a partir de otro social, que nos nombra, nos desea, nos marca. Emergemos como sujetos a partir de una determinada trama vincular que nos posiciona en ese vinculo primario , en la familia, en el grupo, en la sociedad.
No es instinto social, es subjetividad estructurándose, estructurándonos a partir del otro: es estructura psíquica que se arma con otro.
Es lazo social, es ley, es prohibición y permiso, es condición de existencia de lo colectivo y de lo singular.
Se construyen así al unísono lo social y lo singular en un intercambio permanente, pero también en tensión permanente.
En determinados períodos históricos prima lo colectivo, en otros, lo individual. Aparecen así, las sociedades del bienestar, los derechos colectivos, el cuidado del otro, el respeto por las diferencias; o, el capitalismo salvaje, el sálvese quien pueda, la meritocracia y el odio a lo diferente.
El equilibrio es casi una utopia, no perder al sujeto singular, no convertirlo en individuo, en organismo, en animal. No convertir lo colectivo en masa, perdiendo el vínculo y transformándolo en alienación.
Algunas situaciones como la pandemia que estamos viviendo, perfora el cuerpo orgánico, lo enfrenta con su finitud y con la muerte. Si a esto le sumamos el arrasamiento de la subjetividad en pos del consumo, de la eficacia, de la productividad, del saber todo de la ciencia, solo nos queda el pánico y la soledad.
Si en cambio, tomamos el camino de lo subjetivo, de la constitución con el otro, del cuerpo simbólico, tenemos mucho por hacer: cuidarnos, pensarnos, crearnos en cada nueva situación vincular, familiar, grupal.  Profundizando el dialogo y la comunicación con los otros significativos, apelando al humor, al aprendizaje, a la creatividad.

De esta forma , en momentos de aislamiento social preventivo, no nos sentiremos enjaulados en casa como animales , sino protegidos en nuestro hogar con los nuestros, aprovechando el tiempo para fortalecer la ternura, la comprensión y las defensas que tanto necesitamos para sobrellevar esta difícil y nueva experiencia que estamos viviendo.

Escuela de Psicología Social de Quilmes- DirecciónJosé de San Martín 238, B1878 Quilmes, Buenos Aires- Teléfono011 4224-5590- https://www.facebook.com/escuelapsicologiasocialhoy/

3 comentarios sobre “El vinculo y el Covid 19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s